LA MEMORIA DEL ALQUIMISTA

El agua se baña en los deseos, inusualmente se esprime. Transparenta la visiòn reflejada en el eco de la bruma. La memoria Sacro Santo se derrama. Dìa y noche son transeùntes. La memoria se estremece. Claridad y oscuridad se besan, son turistas en la periocidad insesante. El recuerdo se complace, juega con la idea de la luz. El recuerdo se recuesta sobre el costado izquierdo sobre un sueño ; un ojo ve la tierra, el otro ve el cielo. Un brillo revela la creaciòn de lo no nato. El corazòn brilla descubre entre los entes lo sobrenatural de ser humano. Aquì en un presente deshabitado sobrevive una burbuja en su interior existe un hada quien amorosamente escucha , del mañana del ayer. Transformada el agua, ahora baho, ahora escarcha en una gota de color azul contiene la memoria del alquimista.

TRASHUMANTE

Ser ontologico en esta existencia trashumante, concebido asì, surge lo ausente, lo desconocido de si mismo. Soy reverbera dispersandose en los yos del espejo mutante. Polifacetico habita en el antes y despuès. Es su sino. Un susurro vibra en si mismo intelegible, manantial encantado. La iguana mìtica, fragmentada es mozaico multicolor y desciende estàtica en el parque Güell. La luz del medio dìa se desliza sobre el concabo y convexo que le conforman. La luz adquiere un brillo sin reflejo. Artificio del artista, En el confìn de la sierra Mazateca se encuentra el Cerro de la Estrella. Ahì el ritmo de la plegaria evoca todas las manifestaciones de la Sacerdotisa. El canto marca el tiempo, la armonia del canto abre el Cosmos, el espiritu, es libre. La sacerdotisa en su lengua tonal invoca: Santisima Trinidad, Santo Padre, Santa Madre, Bendito y Alabado es el Hijo,Nuestro Señor JesuCristo. El oloroso humo del copal da paz, se unifica la Santisima Trinidad en el Espiritu Santo. La piramide arquetìpica es edificada. He aquì la piedra primordial, el BenBen de los Egipcios.Aton. El sol resplandece. La luna sigue su face. Yo ando mì camino.